domingo, mayo 11, 2008

Michel Ocelot. El genio de la animación no convencional.

Hace unos días me dispuse a ver una película de animación que el hermano de Jose me dejó hace tiempo, Azur y Asmar(2006), de Michel Ocelot. Yo apenas tenía información en mi mente sobre ese autor francés que creó el conocido film animado Kirikú la Bruja... así que me llamó la atención esa carátula tan colorida... y no pude evitar echarle un vistazo. ¡Quedé totalmente fascinada!


Se trataba de una película de animación en 3D de figuras casi estáticas que al mismo tiempo resultaban super-expresivas que escenificaban sobre unos fondos super-detallados y muy hermosos. Ambientada en la Alta Edad Media contaba la historia de dos niños de nacionalidades y aspecto diferente (uno hijo de un noble europeo, Azur, y el otro, Asmar, hijo de la nodriza que les criaba de aspecto árabe) son separados por el padre de Azur de una forma brusca.


El chico, movido por los cuentos que le contaba su querida nodriza se embarca a los océanos en busca de la legendaria Hada de los Djins. Por suerte o desgracia, acaba teniendo un naufragio que le trasportará a la tierra originaria de Asmar y su madre.

Una vez reencontrados, competirán los dos por ver quien encuentra antes a su hermosa hada y se casa con ella, y para ello correrán juntos multitud de aventuras en unos parajes bellísimos.



La edición que me dejaron era la de coleccionista, así que aproveché y me vi los documentales que venían junto a la película. En ellos se hacía un resumen de la prolífica vida de su creador, Michel Ocelot (1943) y la pasión que sentía hacia la animación desde bien temprano.


Pasó parte de su infancia viviendo en Guinea, Africa, (de ahí la bonita recreación de los parajes y personajes africanos en Kirikú la Bruja). Tras su vuelta a Francia estudió Bellas Artes y Artes Decorativas, no conforme con todo lo que había aprendido, marcharía un año a América a estudiar animación en la compañía Disney... por la cual no se dejó seducir. Sus películas no le parecían lo suficientemente hermosas, incluso despreciaba al ratón Mickey. Se consideraba un autónomo independiente a ese mundo y no sentía ningún aprecio por la animación clásica, ni la de tipo cartoon.



A su vuelta de nuevo a Francia, hará el servicio militar en el servicio cinematográfico del ejército y se apuntará a varios concursos de animación. De esta manera creará su serie de cortos titulada Las Aventuras de Gédeon (1976), protagonizada por un precioso patito animado con recortes de papel.



Las críticas no fueron muy buenas, le reprochaban que la técnica de papel recortado era muy poco profesional, digna de un amateur. Michel se reveló creando una de sus obras maestras, Los Tres inventores (1980), un largometraje realizado con papel blanco recortado y blondas de pasteles. ¿Se los comería todos él?



El material era rasgado y quemado, para que se viera claramente de que estaba hecho, y desafiar así a sus críticos. El resultado fue de una delicadeza sublime. Obtuvo varios galardones y un reconocimiento en el mundo de la animación, pero no le dió trabajo, que es lo que realmente estaba buscando.



Lo lógico sería que después de este proyecto le llovieran las ofertas, pero no fue así, tan sólo realizó para la televisión otra miniserie titulada: La Princesa Insensible(1986) que pasó sin pena ni gloria. En esa misma época dirigirá el corto de 7 minutos titulado, La leyenda del Pobre Jorobado (1982) , una obra sin diálogos, color, ni animación, con la que obtuvo el Cesar de la Animación, aunque cada vez era más reconocido y premiado, su época de vacas flacas aun no finalizaba.



Se vió incluso obligado a realizar un corto para adultos animado con animación tradicional (sin recortes de papel), de corte medieval y que no tenía nada que ver con muy las bellas historias de hadas y duendes que tanto gustaba realizar, llamado Los cuatro deseos (1987) Con el cual obtuvo varios premios más e incluso fue seleccionado en Cannes.

No cesó en su empeño por trabajar para la televisión, para la cual realizó una serie llamada Cine sí (1989) y un especial de una media hora de duración, Los Cuentos de la Noche (1992), en el que la hadas y los príncipes de papel eran sus principales protagonistas.



Fue entonces cuando le propusieron hacer largometrajes para el cine. Ahí nació el proyecto de animación clásica Kirikú y la Bruja, y su esperada por los niños, segunda parte Kirikú y las bestias Salvajes, que le catapultaron definitivamente a la fama internacional.

Esto le dio el capital para crear el verdadero proyecto de su vida Azur y Asmar, (¡invirtió nada más y nada menos que 5 años de su vida!) película que plasma la inmigración y la integración entre razas, de una forma amable sin caer en la ñoñez y la pesadez. Como veis, me gustó muchísimo, tanto que me ha animado a buscar más obras suyas, para poder saber más sobre este esforzado autor... y por eso os traigo este post ;)



Como curiosidades os diré que Isao Takahata del estudio Ghibli respeta y admira tanto a Ocelot que dirige el doblaje al japonés de todas sus películas. Además recientemente se ha encargado de dirigir un vídeo musical de la islandesa Björk, al igual que hizo en su momento otro de mis animadores favoritos John Kricfalusi.

Actualmente se encuentra estudiando lo que será su próximo largometraje que estará inspirado el París de principios del siglo XX. Promete ser una auténtica delicia como todas y cada una de sus obras y espero ansiosa ver su estreno en nuestras pantallas.

11 comentarios:

jaimixx dijo...

Me ha dejado gratamente sorprendido los 3 inventores y Los Cuentos de la Noche me han recordado a Patapón.

krisish dijo...

He tenido varias veces entre las manos los libros que se han editado sobre Azur y Asmar pero aún no he podido ver la película.
Los tres inventores me ha dejado con la boca abierta.
En estos casos se demuestra que la animación es un ARTE en mayúsculas.
Un abrazo

Xesu dijo...

Lo que se aprende con este blog de animación. La verdad es que es una pena que no se le reconociera un trabajo tan meritorio y que le llovieran algunas criticas.

Embobado me he quedado mirando Los Tres inventores xD

A ver que tal le sale ese proyecto de Paris.

Salu2!

Montse Akane dijo...

Me ha encantado tu comparación con "Patapón" me encantaría poder jugar alguna vez.

Un saludo JAIMIXX

Si te ves la peli de "Azur y Asmar" no te conformes sólo con eso, si ves algun documental sobre "como se hizo" o el de la biografía del autor, lo disfrutarás mucho más.

Un besito, KRISISH.

Es una pena que no se vea con calidad el trozo de Los Tres Inventores, lo ibas a disfrutar tanto como yo, cuando lo vi en el documental del DVD.

Saludos, XESU.

TXEMA dijo...

de este autor solo he tenido la oportunidad de ver kiriku hace algunos años en una muestra de cine frances,

la animacion europea no es algo que se vea todos los dias por aca, me viene a la mente las trillizas de belleville y les enfants de la pluie

Montse Akane dijo...

Pues una pena. Menos mal que siempre se puede tirar de "La Mula" en estos casos.

Un saludo, TXEMA.

JoseViruete dijo...

Al final me tendré que ver la de Azur, estos cortos me han gustado mucho.

jaimixx dijo...

En la página oficial de PATAPON hay una especie de demo en flash con la que te puedes hacer una idea.

Salu2

Montse Akane dijo...

Me hubiera gustado mucho que la vieras conmigo, JOSE.

Muchas gracias por el link JAIMIXX :-)

JuMaFaS dijo...

Yo solo he conocido la peli de Kirikú que Ara se la trajo de Francia, por lo que solo la he visto en versión original subtitulada en francés, para así poder enterarme un poco más de la cosa, aunque el francés no es que lo domine, así que entre lo poco que entendía y la ayuda de Ara pode ir enterandome de la peli que me encantó. :)

Habrá que echarle un ojo a las demás. :)

Montse Akane dijo...

Yo la tengo descargada y lista para ver... a ver si me gusta tanto como a ti...

Eso de verlas en su idioma original esta muy bien.

Un beso para ti y otro para Ara.